0

SEO para principio de curso

Posicionamiento

seo-02pEl posicionamiento de las páginas web y su optimización para los motores de búsqueda (SEO) parece siempre una asignatura pendiente que hay que volver a repasar cada principio de curso. Aquí aportamos alguna información y claves que pueden ayudar a comprender este cambiante mundo y algunas estrategias a seguir para obtener mejores resultados.

En nuestra empresa nuestra dedicación está centrada en el diseño y los contenidos, pero cuando desarrollamos una proyecto web, ideamos este diseño y este contenido pensando en los resultados que estos obtendrán en los motores de búsquedas (SEO). A pesar de ello los resultados siguen siendo algo frustrantes para algunos clientes que esperan que, por el sólo hecho de tener una página web bien diseñada y con los contenidos que ellos consideran más importantes, no aparece en los primeros puestos de los buscadores, de manera inmediata.

Como el posicionamiento en buscadores (SEO) depende de muchos factores cambiantes, intentamos todos los años aumentar nuestros conocimientos, para conseguir que en el arranque de curso cada web llegue a lo más alto. En algún artículo previo ya declaramos algunas de nuestras fuentes de inspiración SEO.

Nuestra experiencia nos ha enseñado que, en el caso de proyectos para pequeñas y medianas empresas, es tan importante el punto de partida como el tiempo y los recursos que se dedique a su mantenimiento y desarrollo. Si los recursos dedicados a la promoción de la web tienden a cero, los resultados en los buscadores tampoco mejoran.

Primero definirse

Internet es como un gran océano, donde las páginas web son como pececitos. Si queremos que algún pescador de información nos encuentre, lo primero que tendremos que hacer es definirnos. Esto quiere decir que hay que apostar por uno o dos términos de búsqueda o palabras clave, porque si intentamos abarcar un gran espectro de las mismas, nuestro esfuerzo quedará disuelto en la inmensidad del mar internético.

Además de definir estas palabras, debemos ser conscientes que cuanto más generalista sea el término de búsqueda, mayor será la competencia por figurar en la lista, así que cuanto más adjetivemos, sectoricemos o localicemos dicho término, mayor son nuestras posibilidades de éxito. Hay que buscar, por lo tanto nichos semánticos que nos sean favorables y nos permitan acotar las búsquedas.

En nuestro caso (Vinaixa Comunicación y Diseño), por poner un ejemplo, la palabra diseño, es un término demasiado amplio por el que no podremos competir, pero si usamos comunicación y diseño, aparecemos ya como la séptima empresa (sin contar las dedicadas a formación). Si a este término añadimos la palabra Bizkaia, aportando una limitación local, ya aparecemos en la primera página de Google y como primera empresa en la reseña de Google maps.

Hay herramientas que nos pueden ayudar a seleccionar aquellas palabras claves donde podemos ser más competitivos, como el Planificador de Palabras Clave de Google AdWords , que aunque está enfocado a la elaboración de sus anuncios, es también una buena forma de comprobar los términos a seleccionar. Para los que desconfíen de la neutralidad de Google, pueden utilizar alternativamente Keyword Finder u otras herramientas similares que encontrarán en la Red.

Un truco muy válido es colocar como página de destino las de nuestros mejores competidores y pedirle al planificador que nos aporte ideas al respecto. Así podremos comprobar de donde provienen las búsquedas que llegan a estas páginas mejor colocadas.

Buscando un poco podremos encontrar palabras claves que tienen un número significativo de búsquedas y, sin embargo, no hay una excesiva competencia por ellas, dado que la mayoría de las empresas han optado por utilizar otras en sus definiciones y textos.

Luego contenido, contenido, contenido y más contenido, diría yo.

Una vez seleccionadas esas palabras clave por la que esperamos que nos encuentren nuestros futuros clientes, hay que pasa a utilizarlas con inteligencia, para que esto sea así. Mucha gente piensa que lo fundamental es que dichas keywords aparezcan en las meta tags de la cabecera de nuestra página. Aunque esto no está de más, la declaración en un artículo de Google de su entrada en desuso para los rankings han relegado estas etiquetas ocultas en las cabeceras a un plano muy secundario.

Entonces ¿donde colocar estas palabras claves mágicas?. Hemos de entender que los buscadores son grandes bases de datos que solo leen texto, como si todo Internet fuera una gran linea y van almacenando los lugares donde cada cadena de texto va apareciendo. Si esta cadena e texto aparece de forma masiva en una página, el buscador considerará que dicha página es relevante para dicha búsqueda y la presentará en los primeros lugares. Esto nos indica uno de los factores SEO a tener en cuenta que es la densidad (keyword density -KD-), o el número de veces que dicha cadena de texto aparece en la información de nuestra página. Pero ¡Ojo!, si el algoritmo del buscador detecta que dicha densidad es excesiva, también puede calificar la página como spam y eliminarla de los resultados.

Los expertos no se ponen de acuerdo sobre la importancia de este factor, aunque el sentido común nos aconseja utilizar las palabras claves solo cuando sean relevantes para la información que deseamos aportar. En cuanto a su situación, los que apuestan por ellas nos dicen que deberíamos colocarlas en el título de la página (H1), su dirección en Internet (URL), la descripción de la página y como mucho una vez por párrafo, siempre en textos que sean de cierta importancia (más de 300 palabras por artículo o información promocional). En el caso de las imágenes, el texto que leen los buscadores es el que aparece en las etiquetas -ALT-, así que es en estas donde debería aparecer.

Contenido de calidad, en cierta cantidad, relevante y bien estructurado, con subtítulos (H2) y ladillos (H3), listas y palabras en negrita que creen una información muy legible y jerarquizada, que facilite la clasificación de la misma por el buscador

Lo que si se puede afirmar es que si nuestro contenido es relevante para el sector en el que trabajamos y no solo en aquellas páginas en las que explicamos lo buenos que son nuestros productos o servicios, sino también en aquellas otras (llámese noticias, blog, hojas de mantenimiento, artículos de consejos, etc.), y si además son abundantes, iremos alimentando al buscador con aquellas palabras que interesan a nuestros futuros clientes y ello nos ayudará a subir puestos en la escala de relevancia.

Enlaza que algo queda

A los buscadores les encantan los enlaces. Por una parte aquellos enlaces internos que van relacionando las informaciones que aparecen en una página con las informaciones relacionadas de otras páginas ya existentes. Algunos gurús aconsejan una media de dos enlaces internos por página. De esta forma establecemos una continuidad entre las informaciones que aportamos, lo que facilita al buscador la navegación por todo el contenido de nuestro sitio web. A este factor SEO se le denomina rastreabilidad (Crawlability).

En relación con este factor debemos conseguir que nuestra web sea amigable con los robots de los diferentes buscadores que navegan y recopilan datos por Internet.  Uno de los elementos a optimizar es nuestro archivo robots.txt, donde le decimos al buscador donde debe o no mirar. En la web www.robotstxt.org. se puede encontrar toda la información al respecto. Otro de los elementos facilitadores es tener un archivo sitemap.xml que los buscadores puedan seguir como hoja de ruta en su recorrido por nuestra web. Para comprobar si estos dos elementos están bien configurados son muy útiles las herramientas para webmasters de Google. Aquí encontraremos un probador de robots y también la lectura que hacen de nuetros sitemaps.

Pero casi mejor que te enlacen

Y para que los demás te enlacen, sobretodo desde otras web, a ser posible con mejor ranking que el tuyo, lo que necesitas es que tu contenido sea conocido. Esto quiere decir, que debes promocionarlo de alguna manera. Porque al día se publican más de 2 millones de artículos en el mundo (esta cifra crece de manera exponencial cada año que pasa) y el tuyo puede perderse en ese maremágnum. Desde luego las redes sociales son el camino más inmediato, también puedes utilizar los e-boletines, para llegar a posibles clientes.

Otra fuente de enlaces son tus propios clientes. A cada uno de ellos puedes solicitarles que incluyan un enlace a tu contenido, como proveedor, si cuentan una página para ello o si citan el trabajo realizado en alguna noticia de su blog. En el caso de los que nos dedicamos al diseño web lo tenemos más fácil, ya que es normal firmar la autoría del trabajo en la base de las páginas.

Participar en foros, publicar o dejar comentarios en otros blogs, de asociaciones e incluso de la competencia, dejando tu enlace en los mismos es otra forma de conseguir enlaces externos a la página web.

La inclusión de la información de la empresa en directorios, listas sectoriales o estudios, nos permite, de manera natural conseguir enlaces desde sitios web relevantes. Normalmente el estudio y búsqueda de este tipo de sitios web podría ser una de nuestras primeras acciones SEO. Luego es cuestión de seguir manteniendo la búsqueda de manera regular, para seguir incluyendo enlaces en sitios de interés.

Para encontrar nuevos lugares a los que solicitar enlaces es interesante conocer quiénes y en que cantidad están enlazando a sitios mejor colocados que el nuestro. Esta información se puede obtener con herramientas como Open Site Explorer (de MOZ) y similares. Algunos de estos sitios podrían ser origen de enlaces también hacia nuestra web.

Por último podemos establecer una política de intercambio de enlaces con otras páginas web, pero hay que tener cuidado porque Google penaliza el intercambio de enlaces no justificado.

Sobre el texto del enlace (Antxor text), decir que es más importante que sea una de nuestras palabras claves antes que el nombre de la empresa. Cuando muchos enlaces con una misma palabra clave apuntan a nuestra web, el éxito está asegurado y es muy probable que aparezcamos en los primeros puestos para la búsqueda de esa palabra.

Hacer seguimiento, pruebas y mediciones

La argamasa que dará continuidad a nuestro esfuerzo en el posicionamiento y la optimización para buscadores es la medición de los resultados, y dado que el principal buscador es Google, es impepinable utilizar su herramienta estrella Google Analytics, además de las ayudas de otras herramientas que hemos ido citando en este artículo. Podemos probar con estas palabras que nos resulten interesantes y comparar con otras para comprobar cuales nos producen mejores resultados.

Conclusión: SEO disciplina y SEO constancia

Si hiciéramos un resumen de lo expuesto podría describirse más o menos así:

  • Encontrar palabras clave relacionadas con nuestro sector de interés en los que haya poca competencia.
  • Escribir contenido relevante, de calidad y bien estructurado alrededor de esas palabras clave.
  • Promover ese contenido desarrollado de la mejor manera posible.
  • Conseguir que otras web, más relevantes que la nuestra enlacen a nuestro contenido.
  • Hacer seguimiento y mediciones y repetir el proceso.

Como se ve las estrategias Seo necesitan una atención constante y una disciplina que, a veces, es difícil de llevar sino disponemos de recursos humanos para dedicarlos, de manera exclusiva a ello. Una alternativa es la contratación de alguna empresa especializada, pero desconfiemos de aquellas que nos ofrecen grandes resultados por un presupuesto ínfimo. Lo normal es un servicio que mediante una cuota mensual se encargue de todas las actividades que hemos descrito, y el precio estará en consonancia con los objetivos a conseguir y la dedicación que les exijamos.

 

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.