1

Fotografía de pequeño formato para el e-comerce

miniestudioEl gran auge del comercio electrónico y la venta on-line genera una necesidad en los negocios de este tipo de una presentación adecuada de sus productos y servicios. Es obvio que la web es medio abrumadoramente visual, con lo que las fotografías de los productos se convierten en un elemento esencial para la promoción y venta de los mismos, un aspecto que no es muchas veces valorado adecuadamente.
Como muchos de estos negocios pertenecen a empresarios individuales y/o pequeñas empresas que no disponen de grandes medios vamos a repasar algunas soluciones que pueden facilitar una gran presentación a bajo coste.

  1. Usar las fotografías del fabricante: Si nuestro negocio consiste en la comercialización de productos de terceros esta es la solución más asequible. Aunque estas imágenes estén sujetas a copyright, normalmente los fabricantes no ponen ninguna objeción a que fotografías de sus materiales promocionales o incluso directamente de su propia web sean utilizadas por distribuidores y minoristas.
    La única posible pega puede estar en la falta de homogeneidad en la presentación cuando los productos proceden de diversos orígenes. Una forma de solucionarlo podría ser el silueteado de los productos y su posterior pegado en un fondo similar. Esto se puede realizar con programas como Photoshop o su alternativa gratuita GIMP. En YouTube podemos encontrar numerosos tutoriales al respecto.

  2. Crear nuestro pequeño estudio fotográfico. Está claro que si los productos son artesanales o de fabricación propia no tendremos más remedio que hacer las fotografías por nuestros propios medios. Lo del estudio nos puede parecer excesivo, pero si tenemos una alta rotación de productos es bastante útil dedicar una pequeña zona del taller a una instalación permanente o semi-permanente para este cometido. Hay soluciones Ad-HOC, como las que pretenden poner en el mercado los chicos de Foldio, que nos podrían facilitar las cosas.

    también es posible encontrar cajas de luz económicas, focos led de bajo coste e incluso sistemas mini de iluminación con calibración profesional.

  3. Contratar a un fotógrafo profesional. Esta opción no tiene que ser tan cara como pueda parecer en un principio, si nos organizamos bien. Cada temporada debemos seleccionar previamente el conjunto de productos que vamos a comercializar y definir con exactitud el tipo de fotografía que queremos. Debemos enviar todos los productos para una única sesión. De esta forma el fotógrafo podrá darnos un precio ajustado por producto u hora, que no tiene porque ser muy elevado, dado que una vez dispuesto el “escenario” es un trabajo rápido de realizar.

Conclusión

Tanto si nos decidimos por una de estas alternativas o, por una combinación de las mismas, lo que no debemos olvidar es que el cliente, en el mundo de Internet, compra con los ojos, y una buena presentación de un producto es el primer paso para realizar una venta.

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.