2

WikiLeaks y la Ciberguerra Mundial

Para todos aquellos a los que nos interesan las cosas que pasan en Internet, el caso WikiLeaks se está volviendo más y más apasionante. Si en principio era de agradecer que alguien quitara el velo a los malos comportamientos de los gobiernos (sobretodo el de EE. UU.), aunque siempre con cierto halo de sospecha (los amigos de las teorías conspiratorias ya empezaban a decir que todo eran filtraciones interesadas), ahora el ataque que ha sufrido este servicio lo ha convertido en el centro de una batalla por el control de Internet.

Los contendientes no son de la misma entidad, por un lado tenemos al poderoso Gobierno Estadounidense, con toda su sopa de letras de agencias de seguridad y el Departamento de Estado y por el otro a los defensores de la libertad de información capitaneados por la propia WikiLeaks y un disperso ejército de Hackers, cuya cabeza más visible es el movimiento Anonymous. (ver también http://freeassange.org/ y http://anonops.blogspot.com/ )

De inicio es de agradecer la información que se facilita en el blog Sopitas, en castellano. Como si fuera una batalla de la I Guerra Mundial, podemos ver los movimientos que han desarrollado cada uno de los ejércitos:

  1. WikiLeaks, y esto se considera la declaración de guerra por parte de EEUU, publica documentos comprometedores provenientes de cables de sus embajadas.
  2. Fuerzas mediáticas poderosas (no se sabe quién) implica al creador de WikiLeaks en un escándalo sexual en Suecia, con el intento, nada fingido, de acabar con su reputación. O lo han sacado de una película o es un movimiento típico de servicios de seguridad. Esperemos que no siga de otro movimiento típico de este tipo de organizaciones siniestras como la eliminación física. Como resultado Julian Assange está detenido a espera de juicio.
  3. En Internet se organizan distintos movimientos para defender la existencia de WikiLeaks y por otro lado se crean diversos repositorios para que los documentos puedan ser accesibles en cualquier caso. A WikiLeaks le salen hijos como OpenLeaks.
  4. Nuevas fuerzas poderosas (¿estará EEUU detrás de ello?), presionan a las distintas empresas que dan servicio a WikiLeaks, tanto de almacenamiento como Amazon como de tipo económico como Visa, Mastercard y Pay-Pal, como medios de pago y su banco de depósito en Suiza (PostFinance.ch), para que dejen de darle cobertura y dichas empresas dejan de hacerlo. El resultado es que, siguiendo la política habitual del Departamento de Estado EEUU contra grupos mafiosos y políticos antisistema de “Seguir el dinero”, las fuentes de financiación por donativo y las propias cuentas de WikiLeaks están, de facto, bloqueadas.
  5. Grupos de Hackers que apoyan a WikiLeaks realizan ataques de denegación de servicio (ataques de petición de acceso masivo que bloquean de hecho los servidores de la entidad atacada) contra estas empresas (el día 8 de diciembre Mastercard sufrió un fuerte ataque), mientras que otras empresas más pequeñas y más independientes se ofrecen a realizar los servicios bloqueados.
  6. Facebook entra en liza y cierra los grupos de Anonymous y Operation Payback, que estaban organizando desde esta red social operaciones de apoyo a WikiLeaks. También se acusa a Twitter de censurar la etiqueta #WikiLeaks.

Desde luego Julian Assange puede que no sea un angelito, ya sus formas delatan cierto narcisimo, pero detrás hay una organización que les ha dado a los gobiernos su propia medicina. ¿No nos espían ellos todos nuestros correos y comunicaciones – léase Echelon-, así que no tenemos derecho los ciudadanos a espiar los suyos?

Y si aún no te has enterado de que va esto, lo mejor es que veas este video de RapNews .

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>