1

Las reflexiones son para el verano

Pensar en la playa

Pensar en la playaEntrados ya en julio y aunque las empresas no paran, sus procesos productivos y, sobretodo, sus decisiones, se ralentizan y se van aplazando para septiembre, como si de recuperaciones escolares se tratara.

En este punto, más que desarrollar un tema, es quizás más importante dejar preguntas pendientes, para cuando estemos tirados en la playa, o en algún aeropuerto y tengamos tiempo para pensar libremente.

Algunas empresas de análisis (nosotros mismamente) planteaban a principio de año las tendencias para comunicación y tecnología en 2010. Como aquí todo llega con retraso, igual es interesante repasar algunas de esas tendencias y reflexionar sobre la validez de las propuestas.

  • La incidencia del cloud computer en nuestras vidas. Es cierto que las grandes empresas están planteándose dejar parte de sus servidores en manos de estas nuevas multinacionales del tratamiento de datos, ¿pero está esto afectando a las pymes y al común de los mortales?. Como siempre hay ciertos servicios que tienen más éxito que otros. La mayoría de las empresas tienen sus servicios web en servidores externos. Además hay cierta tendencia a alojar en estos servidores los servicios CRM, para una mayor accesibilidad, por parte de los comerciales, a los datos de los clientes. Por extensión, las utilidades de intranet también tienden a alojarse en servidores externos a la empresa y, por razones de seguridad, están teniendo éxito los servicios de BackUp. Por lo demás, los programas más sensibles, como contabilidad, recursos humanos y procesos productivos, parecen ser los más reticentes a funcionar en la nube. Es un tema de confianza, más que de tipo económico, el que decidirá en cada caso. Hay, por supuesto, multitud de servicios de Internet (correos tipo gmail/hotmail, calendarios, compartir fotos, compartir documentos y pizarras, redes sociales…), que utilizamos casi inconscientemente y son ejemplos de Cloud Computing, pero normalmente no son servicios de pago, ni de los que se habla en las mesas de reuniones.
  • Incidencia de las redes sociales en las empresas. En nuestro país se ve a las redes sociales como algo de uso exclusivamente personal. Sólo las grandes empresas y las multinacionales han creado canales de marketing, para relacionarse con sus clientes o comunidades. Desde este punto de vista habría que preguntarse si podemos sacar algún rendimiento de las mismas, al margen de estar en contacto con colegas de nuestro sector o grupos de interés. En este último medio año se ha oído mucho hablar del social CRM, como una tendencia en el mundo de las aplicaciones de este tipo, ¿pero llegaremos a ver una aplicación realmente interesante?
  • El marketing de contenidos, o la información como valor añadido. Relacionarse con los posibles clientes, crear un vínculo con ellos y crear lo que se ha llamado fidelidad en un mundo sobresaturado de oferta y en continua guerra de precios es un asunto difícil. Ofrecer información de calidad y útil, en vez de publicidad es una de las últimas tendencias. Un cliente que se siente bien informado, asesorado y formado, es fácil que confíe en nosotros cuando busque un proveedor. Cubrir esta nueva “capa” de comunicación dependerá de la capacidad de poder destinar recursos a la misma. Es un marketing que potencia la marca, pero que no genera un retorno a corto plazo. Estamos hablando de secciones de noticias en la web, blogs corporativos, e-newsletters, etc.
  • Las aplicaciones para móviles o la empresa en cualquier parte. Está claro que el desarrollo de extensiones de los programas de gestión empresarial, ya sean de tipo comercial o productivo, son un objetivo de las empresas. Creo que aquí la única pregunta es saber cuando los operadores telefónicos dejaran de aprovecharse de nosotros y estableceran tarifas razonables para el Internet móvil.
  • Auge de la publicidad on-line. Parece que esta tendencia (que ya venía de los últimos años), se está estabilizando como un paradigma en la comunicación en la pyme. No me estoy refiriendo a grandes campañas, sino a la utilización de los Ad-Words y otros sistemas similares, de enlaces patrocinados,  en los buscadores. Está claro que después de tener una página web, el objetivo de la empresa es que su página aparezca en los primeros resultados de búsqueda. Después de dedicar recursos y tiempo a métodos de posicionamiento tradicionales, las empresas terminan pagando por ese posicionamiento. Hay razones bastante objetivas: el resultado es inmediato, el coste está directamente relacionado con su eficacia (pago por click) y en los nichos muy especializados, este coste es inferior al de una estrategia continuada de posicionamiento. Las pymes del mundo del ocio y el comercio también se están enganchando a la publicidad en redes sociales, con resultados de efectividad similares.
  • ¿Los métodos de marketing y comunicación de las grandes empresa, sirven a las pequeñas?. Esto no es una tendencia, sino una pregunta que a veces me hago. Muchas de las ideas que flotan en el aire de las empresas de comunicación y los seminarios al uso, parecen dedicadas a grandes marcas y empresas con un nivel en número de clientes muy elevado. Creo que la pyme debe examinar con lupa esas recetas y aplicarlas, no por moda, sino adaptándolas a sus necesidades. Echo en falta, además, más estudios dedicados a la comunicación en este sector económico que, paradójicamente, es el mayoritario.

Bueno, el verano está para disfrutar, pero no olvidemos que muchas de las mejores ideas vienen cuando estamos relajados pensando en otra cosa. No hay que obsesionarse, pero tampoco está de más llevar un cuadernito y un lápiz afilado, en nuestra bolsa, junto con la toalla y el bronceador.

Etiquetas:  ,

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.