1

Charlatans, comunicación oral en la era de Internet

Torres&ReyesThe Charlatans era un conocido grupo musical del britpop de los 90.  Pero no vamos a hablar ahora de ellos (aunque merecería la pena), sino de otros charlatanes más de nuestra época. Puede parecer, a simple vista,  que las nuevas tecnologías han cambiado nuestros hábitos de comunicación, pero esto solo afecta a la cáscara más superficial del hecho comunicativo. En sus estructuras y condicionamientos psicológicos, la comunicación sigue realizándose sobre los mismo esquemas que describieron Shannon y Weaver, para los impulsos eléctricos y basando su mayor efectividad en el enganche emocional que transmiten las personas.

Las ciencias avanzan una barbaridad…, pero no tanto.

En los mercados de los pueblos, y también en los que, al menos una vez al año, vemos en las ciudades, siempre hay uno o dos expertos charlatanes, que lo mismo nos venden un lote de ibéricos, la colección completa de turrones de Jijona o un exprimidor mágico de naranjas. Este oficio es uno de los más antiguos, y lejos de desaparecer actualmente, parece que su demanda se ha multiplicado (conferenciantes, predicadores, teletiendas…).

Veía el otro día el interesante programa de Torres y Reyes de La 2 televisión, en el que se reproduce, en una parte del mismo, el esquema de las conferencias  TED, y no podía pensar que el conferenciante se parecía a esos charlatanes de feria, aunque en vez de abrelatas o quesos, nos vendía ideas como innovación, emprendimiento, no temer al fracaso… Estos nuevos gurus del futuro se prodigan en conferencias y encuentros sobre diseño, innovación o Internet. La idea final suele ser la misma: “yo lo he conseguido (el éxito, se entiende) y vosotros también podéis hacerlo”. Ya lo decía McLuhan, que veía la tecnología como extensiones de nuestras capacidades y que predijo este mundo interconectado al hablar de  la aldea global. Y como en todas las aldeas existen brujos (gurus) y fuegos hipnóticos (powerpoints y demás artilugios), alrededor de los cuales contar historias y cuentos mitológicos (o tecnológicos).

Claves de una comunicación oral de éxito

El éxito de una presentación de este tipo (se venda un rallador de verduras o innovación) se basa principalmente en técnicas que ya conocían los antiguos (leer los tratados de Cicerón o ver un video de Steve Jobs en una de sus famosas presentaciones de producto). Vamos a repasar algunas de ellas:

  • Crear expectación. Antes incluso de empezar a hablar, no está demás crear ciertas expectativas en el posible oyente, mediante una campaña previa que le haga sentirse interesado por lo que tienes que contar. Unas pequeñas dosis de misterio y falso secretismo nunca vienen mal.
  • Captar la atención desde el principio. Salir de una bola de fuego o una tarta podría ser una buena idea, pero quizás poco seria. Es suficiente con que alguien, de confianza del auditorio nos presente y logre que la gente guarde silencio antes de nuestra entrada. Por nuestra parte, el inicio de la conferencia es fundamental, si no conseguimos interesar al público en los primeros minutos, quizás lo perdamos definitivamente.
  • La expectación y un buen inicio son fundamentales pero luego, claro, no puedes defraudar al oyente, así que deberás preparar una historia interesante que contar (el “storytelling” es fundamental en estas actuaciones).
  • Además de contenido interesante, la exposición debe tener una estructura y un ritmo que enganchen al oyente. Hay que saber dosificar la información. Crear además cierto suspense. Una buena manera es hacer unas cuantas preguntas al principio, a las que vamos dando respuesta poco a poco, dejando lo mejor para el final.
  • Todo ello, además, debe hacerlo de manera entretenida, dejando ciertas pausas de relajo informativo, donde podemos introducir anécdotas graciosas (chistes también) o subtramas en nuestra historia.
  • Otro truco que suele funcionar es el factor sorpresa. Imaginemos la inclusión de alguna aparición estelar  (aunque sea por videoconferencia) o el adelanto de una innovación no esperada en ese momento.
  • Debemos mantener el tono de verosimilitud (la verdad por delante), por supuesto, ya sea apoyando nuestras afirmaciones mediante datos (con el omnipresente PowerPoint de turno, videos, etc..) o mediante demostraciones del propio producto, si es el caso (asegurese de que funciona primero).
  • Recoger el feedback en tiempo real de la audiencia también es importante. Hay que hacer preguntas a nuestro público, aunque sean retóricas y mantener la atención con coletillas (¿Vale?). Otra forma de estudiar esta respuesta es a través de paneles de twitter abiertos en los que los oyentes puedan dar su opinión mediante un #hashtag común, para el evento. Esto último puede ser un arma de doble filo, ya que alguien puede utilizarlo para realizar contrainformación, pero aún así , de todas formas, sabremos a qué atenernos.
  • Hay que tener en cuenta también lo aspectos no verbales y gestuales, como ya nos advertía Flora Davis el siglo pasado, porque nuestro discurso oral puede decir una cosa y nuestro cuerpo todo lo contrario.
  • Por último, hay un factor, menos definible y siempre buscado, poseer cierto magnetismo personal (carisma, lo llaman otros). Por desgracia no existen recetas probadas para conseguirlo, así que mejor no confiar demasiado en ello y repasar de nuevo la técnica ensayando mucho. La preparación previa puede darnos esa seguridad extra que necesitamos.

Conclusiones

Los eventos de relación personal (conferencias, workshops, networking, pichelevators, foros…)  se multiplican cada año que pasa. Está claro que la tecnología ha tenido un efecto extensivo también en este ámbito de la comunicación. Ahora llegamos a más gente y a gente más lejana geográficamente de lo que nunca lo hemos hecho. Pero las características de nuestras comunicaciones orales, ya sea una conferencia, o un video en YouTube, siguen unas pautas, que ya fueron codificadas hace siglos y que no han hecho sino redefinirse con el tiempo y que merece la pena conocer. Este artículo solo pretende ser un punto de atención sobre el tema.

Por todo ello la pregunta en el aire sería: ¿A pesar de toda la tecnología que nos rodea estamos asistiendo a una revalorización de la comunicación oral?

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>