0

¿El diseño del siglo XXI vendrá de África?

Making-Afrika_pNada en diseño se puede afirmar de forma categórica, pero África, en su gran diversidad tiene mucho que aportar al aburrido mundo del diseño occidental en este siglo. Está claro que vamos a un diseño donde las múltiples tendencias se meten en el gran túrmix de la globalización, donde todos los sabores se mezclan y al final todo sabe a lo mismo.
En este mundo de uniformización de sabores, y, tambíen de imágen, aquellos diseñadores que puedan ofrecer nuevos puntos de vista y una mirada menos viciada que la occidental, tendrán las de ganar.
Y, aunque los poderes establecidos quieren que retrocedamos al siglo XIX, está claro que la sociedad, sobretodo en su superficie, cambia de color y de forma rápidamente y lo nuevo, lo más intenso y lo más creativo viene de nuestro sur.

Cultura original pero receptiva a influencias externas

Paseando por la muestra que desde octubre ocupa varias salas del museo Guggenheim (Making Africa) de Bilbao uno comprende que la cultura original y diversa (África es un concepto que solo existe para los occidentales) que se desarrolla en este continente tiene unas raíces muy ricas, pero que, para bien o para mal está contaminada en sus expresiones por dos corrientes occidentales muy fuertes.
La primera relacionada por el colonialismo del siglo XIX y la cultura que, sobretodo Europa, impuso en los países de los que se apropió. De esta cultura colonial quedan la educación occidentalizada de sus élites, y la mayoría de los diseñadores han mamado esta cultura de sus familias o bien de un sistema educativo calcado del que impusieron los colonizadores.
La segunda inyección contaminadora proviene del mismo proceso de globalización que hace que los creadores del continente africano accedan a las influencias del mundo del diseño y del arte al mismo ritmo que cualquier hijo de vecino del resto del globo. De esta manera, lo que puede realizar un diseñador africano puede estar igual de influenciado por lo que se hace en New York, Milan, París o Barcelona, que lo está cualquier otro diseñador del mundo y viceversa.

El calor, el color, los materiales y una nueva mirada

Desde la diversidad que resaltamos de este inmenso continente debemos valora la calidez de sus propuestas, los colores intensos a los que hemos renunciado en occidente, lo materiales ligados a la naturaleza (pero también al reciclaje), una creación sin miedo a la originalidad (un miedo que en occidente nos ha llevado a elevar la copia -perdón homenaje- a la categoría de arte), que nos aporta aire fresco y que esperemos que influencie, de manera positiva, el desarrollo de nuestro entorno, los objetos que nos rodean, la forma en que nos vestimos o la música que escuchamos.

Etiquetas:  ,

Deja un comentario

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.